4758536

Una toxina cancerígena, por encima de los límites autorizados, fue hallada en maíz forrajero suministrado a más de 3.500 explotaciones agrícolas alemanas, indicaron el viernes las autoridades, que consideran no obstante “improbable” un daño para el consumidor.

Unas 10.000 toneladas de este maíz contaminado, procedente de Serbia, fue entregado a 13 fabricantes de Baja Sajonia (norte) que la utilizan para producir alimentos para bovinos, cerdos y aves, precisó el ministerio de Agricultura de este Estado regional, en un comunicado.

Estos fabricantes lo suministraron en total a unas 3.560 explotaciones agrícolas de Baja Sajonia, y en menor cantidad a otros Estados y a Holanda.

Pero el ministerio regional quiso mostrarse tranquilizador al estimar “improbable” un riesgo para el consumidor, tanto para la leche o la carne procedente de los animales alimentados con ese pienso.

La sustancia, una aflatoxina B1, altamente cancerígena, producida por champiñones Aspergillus Flavus presentes en los granos, llegó a 0,204 mg/kg en los piensos contaminados, cuando el límite autorizado es de 0,02 mg/kg, según las autoridades.DE:globovision.com