Tag Archive: Sammy Sosa


fotominiatura_ (65)El ex jugador de las Grandes Ligas, el dominicano Sammy Sosa el el principal inversor de un proyecto en Panamá valorado en 100 millones de dólares.

Se trata del proyecto inmobiliario “Altos del Este” Homes by Sammy Sosa, ubicado en el área este de la capital de esa nación.

La Agencia de Noticias Panamá (ANPanamá) conoció que la inversión del deportista es de unos US$100 millones y se trata de un conjunto de viviendas unifamiliares y de apartamentos con precios a la venta que van desde US$65.000 hasta US$120.000.

En total son 1.500 unidades. Y están dirigidas de interés social en el país. El dominicano indicó que escogió Panamá para esta inversión por varios aspectos destacando el crecimiento económico del país y la seguridad.

Las casas serán en parte prefabricadas. Y destacó que adicional a la inversión su interés por este negocio es tratar de ayudar a las personas.

Uno de los puntos que señaló fueron “La credibilidad y la garantía que uno le da al entregarle la casa al cliente, la confianza. Es un modelo que tenemos en Estados Unidos y lo estamos trayendo a Panamá” dijo.

“Vamos a darle más por lo que está comprando, por ejemplo, si la persona está comprando 60 metros le vamos a dar 70metros para que pueda después hacer una habitación adicional” dijo el exgrandes ligas.

Como parte de las actividades que realizará Sosa en Panamá estuvo reunido con miembros de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede) y participara de la feria inmobiliaria ExpoHabitat organizada por la Cámara Panameña de la Construcción, esta  feria inmobiliaria es la más importante del país en la cual se esperan ventas por más de US$300 millones.

Tony bonilla socio del proyecto explicó que las casas son modernas con la tecnología más altas. Son en parte prefabricada y parte será construida aquí”.

Agregó que no existe bancos financiando el proyecto, los recursos son de grupo del cual Sosa es presidente. No descartó atraer más inversionistas posteriormente ya sea locales o internacionales.

En la reunión en Apede Sosa habló sobre varios temas incluyendo sus inicios, su trayectoria en el béisbol de grandes ligas, y del jugador panameño Mariano Rivera y no se escapó de contestar preguntas sobre los recientes escándalos de dopaje por jugadores de las grandes ligas.

Sobre el tema de los escándalos Sosa afirmó que no le gusta mucho indagar en el tema pero considera que el comisionado de béisbol está haciendo un buen trabajo.

“Yo creo que el comisionado de béisbol está haciendo un trabajo excelente, siguiendo el camino que esta haciendo y yo aplaudo lo que hace, el tiene una meta y es para con todas esas cosas y yo muy de acuerdo” manifestó Sosa.

Agregó que “han ocurrido muchas cosas que nos han dejado con la boca a abierta, pero yo creo que cada cual es dueño de sus actos” e insistió que el comisionado está haciendo un buen trabajo y confía en este.

En cuanto al jugador de los Yankees de Nueva York Mariano Rivera, quien anunció su retiro este año luego de estar en ese equipo durante 18 años, Sosa recordó que el panameño lo había ponchado en un par de ocasiones. Afirmó que considera que el jugador aún le pudieran quedar por lo menos dos años más en ese deporte, que si fuera él se quedaría.

El pelotero indicó que este es un acercamiento a Panamá por medio de la inversión pero no descartó que también se involucre en actividades relacionadas al béisbol en el país. Fuente/Diariodigital.com.do

8E4B3A1A-A5E1-41D7-8DE6-77BDA4FE289B.jpg__294__440__CROPz0x294y440El XLVII Ceremonial del Pabellón de la Fama del Deporte Dominicano será uno de los más grandes acontecimientos en la historia del certamen.
Así se puede colegir tras la elección este año de Sammy Sosa, de los más prolíficos jonroneros en la historia de las Ligas Mayores y de las más encumbradas luminarias que la República Dominicana ha exportado al mejor béisbol del mundo.

Sosa se unirá a otra constelación de deportistas que serán entronizados al templo de la inmortalidad del deporte nacional en la versión número 47 del  domingo 20 de octubre, en un solemne acto programado para celebrarse en el Auditorio del Pabellón de la Fama del Centro Olímpico Juan Pablo Duarte, a partir de las 11:00 de la mañana.
Sosa, el único jugador en la historia de Las Mayores con tres temporadas de 60 cuadrangulares, fue elegido por el Comité Permanente del Pabellón de la Fama, anunció el presidente del organismo, doctor Luis Scheker Ortiz. Fuente/Enbromayenserio.blogspot.com

8b16f4ec1eMiami.-Florida.- Maduro y consciente de que la fama y la fortuna no duran para siempre, el pelotero de Grandes Ligas dominicano, Sammy Sosa, ha puesto su mirada y recursos en dos promisores sectores empresariales.

 

Ubicado en un enorme almacén del vecino condado de Broward, el criollo más conocido en el mundo, tiene allí sus elegantes oficinas, una industria de casas prefabricadas y un centro de promoción y ventas de un modernísimo sistema de inyección sin ajugas.

 

Sosa mostró modelos de ambos productos a una delegación encabezada por el cónsul general en esta ciudad, Amaury Ríos, quien fue invitado especialmente por el exbeisbolista para que conozca las instalaciones de sus nuevas empresas.

 

El funcionario consular saludó la iniciativa de Sosa y le manifestó su deseo de que tal vez en un futuro no muy lejano, se lanzara a establecer proyectos semejantes en su tierra natal, a fin de contribuir, además de haberlo hecho con el bate, con el progreso del país creando nuevos empleos y oportunidades.

 

Junto al cónsul estuvieron presentes, departiendo con el jugador, el vicecónsul Carlos Pérez y la promotora y empresaria artística Lida Caballero.

 

Sammy Sosa les mostró a las autoridades consulares un modelo de la vivienda de bajo costo y del sistema de inyección humana sin agujas que probó en sí mismo sin ningún efecto doloroso y que sobre todo, puede utilizar cualquier persona sin ningún entrenamiento especial.

 

Sus empresas, ubicadas en el 3044 SW y 42nd St., de Fort Lauderdale, con 21 Riverhead, 21 Homes e Injex 21, números que recuerdan al que le correspondía cuando azotaba con su bate las Grandes Ligas, principalmente con el equipo de los Cachorros de Chicago.

 

Explicó el extoletero que la vivienda prefabricada, cuyo costo oscila entre un millón 200 mil pesos y dos millones de pesos, y que espera venderla por volumen tanto en la República Dominicana como en Latinoamérica y otras partes del mundo, cumple con todos los estándares de construcción por lo que puede resistir los más fuertes ciclones y terremotos.

 

En cuanto al sistema de jeringuillas, dijo que fue una tecnología desarrollada por ingenieros alemanes, para facilitar sin dolor ni miedo para niños y adultos, el combate contra varias enfermedades, entre ellas la diabetes, uno de los males que asola a la creciente población de obesos en el mundo.

 

Resaltó que esta nueva etapa de empresario emprendedor es su único socio y propietario, aunque cuenta con la asesoría de viejos amigos y un grupo de profesionales de la abogacía, contadores, e ingenieros arquitectos e informáticos para asegurar el éxito de esta nueva etapa de su vida.

 

Sosa dio muestras de conocer a cabalidad los nuevos proyectos que tienen entre manos y subrayó que lo hacía porque no quería terminar su vida útil como una gran mayoría de peloteros dominicanos, que amén de desperdiciar sus recursos por malas inversiones, malgastan su tiempo hasta con el juego de gallos.

 

Reiteró su amor por su país y como sus buenas relaciones con gobernantes y gobiernos de distintos países le ha permitido llevar beneficios a la República Dominicana entre los que citó el caso de Venezuela.

 

Sammy Sosa dijo que se sentía bien físicamente -y así luce-, que aunque pudiera jugar beisbol todavía, ningún equipo se ha interesado en sus servicios, lo que subrayó con una amplia sonrisa.

 

Sosa hizo un reconocimiento al buen desempeño que tiene hasta el momento el gobierno del presidente Danilo Medina y que esperaba una oportunidad de contribuir también con el éxito de la actual gestión.

 

Agregó que fue amigo personal del fenecido presidente Hugo Chávez y que eso le permitió conseguir mayores recursos para repavimentar calles y carreteras en la República Dominicana durante el gobierno del presidente Leonel Fernández.

 

La sección Diáspora Dominicana, de este multimedios DominicanosHoy, felicita al dominicano Sammy Sosa por su espíritu emprendedor y le augura el mejor de los éxitos, igual o mayores que los que obtuvo como jugador de Grandes Ligas. Fuente/Dominicanoshoy.com

D86CAF77-8C28-40AF-93F3-8C741CB9C7D2.jpg__294__440__CROPz0x294y440 (1)Nueva York - Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa, tres luminarias manchadas por el estigma de los esteroides, fueron ignorados para ingresar al Salón de la Fama dentro de una votación que por segunda vez en cuatro décadas no produjo a un nuevo integrante en el templo de los inmortales del béisbol.

Bonds recibió apenas el 36,2% de los votos; Clemens sacó 37,6% y el dominicano Sosa obtuvo 12,5%, según el resultado divulgado el miércoles por el Salón y la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica.

Los tres figuraron por primera vez en la papeleta, pero tendrán 14 años adicionales para lograr el ingreso a Cooperstown.

Craig Biggio, ocupante del vigésimo puesto en la lista histórica de hits con 3.060, fue el más votado de los 37 candidatos al conseguir un 68,2% de las 569 papeletas contabilizadas. Se quedó corto por 39 votos del 75% mínimo necesario.

Dentro de los jugadores que debutaron en la papeleta, Mike Piazza obtuvo el mayor número de adhesiones con 57,8%, seguido por Curt Schilling con 38,8%.

Entre los que repetían, Jack Morris fue el mejor con 67,7%. Morris aparecerá por última vez en la papeleta el año próximo, en el que Greg Maddux, Tom Glavine, Mike Mussina y Frank Thomas harán su estreno.

Mark McGwire, con 16.9%, y Rafael Palmeiro, con 8.8%, lograron sumar votos suficientes para seguir bajo consideración. Ambos toleteros han sido rechazados debido a su vinculación con los escándalos de dopaje.

El puertorriqueño Edgar Martínez obtuvo. un 35.9% para mantenerse vigente. Pero los boricuas Bernie Williams (3,3) y Sandy Alomar Jr. (2,8) y el dominicano Julio Franco (1,1) quedaron fuera. Los dominicanos Roberto Hernández y José Mesa no recibieron ningún voto. Williams cumplía su segundo año en la papeleta y los demás lo hicieron por primera vez.

Se trata de la octava ocasión que la BBWAA (las iniciales en inglés de la Asociación de Cronistas) no elige a nadie. Se emitieron cuatro votos menos que el año pasado y se recibieron cinco papeletas en blanco.

“Los estándares para ser elegido al Salón de la Fama han sido muy altos desde que las reglas fueron creadas en 1936″, dijo el presidente del Salón, Jeff Idelson. “Comprendemos los desafíos que los votantes afrontan con esta era. El Salón de la Fama siempre ha encomendado el privilegio del voto exclusivo a los periodistas”.

Bonds, el único pelotero en ganar el premio al Jugador Más Valioso, es dueño del récord de jonrones en una temporada y primero en la lista histórico. Clemens, el único en ganar el Cy Young en siete oportunidades, figura tercera en la lista histórica de ponches y noveno en victorias.

“Es inimaginable que el mejor jugador de la historia no sea elegido unánimente en el primero año”, dijo Jeff Borris, el agente de Bonds. Fuente/Listindiario.com.do

NUEVA YORK.-Barry Bonds, Roger Clemens y Sammy Sosa aparecen por primera vez en la papeleta de candidatos al Salón de la Fama del béisbol, en una votación que sin duda se convertirá en un referéndum sobre la era de los esteroides en Grandes Ligas.

La papeleta en la que hay 37 jugadores fue anunciada este miércoles.

Más de 600 miembros de la Asociación de Cronistas de Béisbol de Estados Unidos votarán hasta el próximo mes.

Los candidatos necesitan al menos 75% de los votos para ser exaltados, y los resultados serán anunciados el 9 de enero. Bonds es el máximo jonronero en la historia de las mayores, con 762 vuelacercas, y ganó siete premios al Jugador Más Valioso.

Clemens fue galardonado con el Cy Young en siete ocasiones, mientras que el dominicano Sosa sacudió 609 cuadrangulares.

Los votantes tendrán que decidir si las acusaciones de uso de drogas que penden sobre los tres deben mantenerlos fuera del recinto de Cooperstown.

Craig Biggio, Mike Piazza y Curt Schilling también están entre los 24 candidatos que aparecen por primera vez en la papeleta. Jack Morris, Jeff Bagwell y Tim Raines destacan entre los aspirantes que han aparecido antes en la lista.

La próxima elección seguramente derivará en la discusión más candente en torno del Salón de la Fama desde que Pete Rose, poseedor del récord de hits en las mayores, fue excluido permanentemente de la lista de candidatos por sus problemas de apuestas.

Aunque muchos siguen afirmando que Rose debería ser entronizado en Cooperstown, la discusión ha perdido relevancia, pues con las reglas actuales no hay ya forma de que pueda tomársele en cuenta.

Con todo, la papeleta incluye a algunos de los peloteros más famosos y con mejores estadísticas en la historia.

Bonds, Clemens y Sosa lograron números espectaculares, pero sus proezas quedaron empañadas por las acusaciones de que consumieron sustancias prohibidas para mejorar su desempeño.

Y en una época en que el béisbol trata de alejarse de la sombra del dopaje, quizás este tema pese más que las cifras de jonrones, carreras remolcadas o ponches. Bonds fue el mejor toletero de su generación y Clemens es noveno de la historia, con 354 triunfos en su vida.

Sosa es octavo de la lista de los mejores jonroneros. Fanáticos, peloteros y miembros del Salón de la Fama han debatido el tema de si las estrellas que supuestamente aprovecharon las drogas para mejorar sus logros deben unirse al recinto.

Quienes se oponen a ello señalan que los tramposos nunca deben recibir el máximo honor individual del béisbol.

Otros opinan lo contrario, al considerar que el uso de drogas indebidas fue casi la norma en las décadas de 1980, 90 y comienzos de este siglo, y que por lo tanto no debe descalificarse a los candidatos por este motivo.

Si las votaciones recientes para el Salón de la Fama constituyen un referente, hay pocas probabilidades de que Bonds, Clemens y Sosa queden inmortalizados. Mark McGwire es décimo en la lista de los mejores jonroneros de la historia, con 583, pero nunca ha recibido siquiera el 24% de los votos, en sus seis intentos.

“Big Mac” se apoderó del récord de Roger Maris en 1998, cuando pegó 70 vuelacercas y superó a Sosa en un duelo memorable. Bonds rebasó después esa marca.

En años recientes, McGwire ha admitido que consumió esteroides y hormona del crecimiento humano.

El cubano Rafael Palmeiro figura entre apenas cuatro jugadores que ostentan 500 vuelacercas y 3.000 imparables. Sin embargo, no ha recibido más del 12,6% de los votos en los dos años que lleva en la papeleta.

En 2005, Palmeiro fue suspendido por 10 días tras dar positivo en un análisis antidopaje. Dijo que el resultado obedeció a unas vitaminas que le suministró su compañero, el dominicano Miguel Tejada.

Biggio superó la marca de los 3.000 hits, lo que suele considerarse un pasaje automático para Cooperstown, y pasó toda su carrera en los Astros de Houston.

Schilling tuvo una foja de 216-146 y conquistó tres títulos de la Serie Mundial, incluida aquella de 2004 en la que se sobrepuso a una lesión, para que los Medias Rojas de Boston se coronaran por primera vez desde 1918. La imagen de la media de Schilling, ensangrentada por los puntos de sutura en la Serie de Campeonato, se convirtió en un icono de los playoffs. Fuente/Eldia.com.do

SANTO DOMINGO. El exastro de Grandes Ligas Sammy Sosa confió en que tiene méritos suficientes para ingresar al Salón de la Fama del béisbol en Cooperstown.

No obstante, se mostró parco y prefirió limitarse a señalar que su destino estará en manos de los periodistas que votarán el próximo año en una papeleta en la que figura el nombre del pelotero criollo.

Durante una entrevista que le hiciera en Nueva York el popular animador Frederick-El Pachá-Martínez, Sosa también habló de su virtual retiro de la Gran Carpa, donde jugó por última vez en 2007 para los Texas Rangers.

“Los números están ahí”, enfatizó el afamado jonronero, quien hizo historia en los Chicago Cubs al convertirse en el único jugador de Grandes Ligas en disparar al menos 60 cuadrangulares en tres oportunidades.

En creencia generalizada entre cronistas norteamericanos y locales que le será muy difícil a Sosa ser electo a Cooperstown por lo menos en la primera oportunidad por su alegada vinculación al uso de esteroides.

Al referirse a su retiro, Sosa reconoció que se preparó con suficienciente tiempo para alejarse del béisbol de Grandes Ligas, lo que a su juicio no han hecho algunos colegas suyos.

Adujo que desde su base en Florida se ha enfocado en desarrollar sus empresas, lo que a su juicio le ha compensado su ausencia de los estadios donde fue grandemente aclamado.

Sosa reveló que no ha presenciado en un estadio un solo juego de Grandes Ligas desde 2007 cuando jugó por última vez. “Prefiero verlo en casa por televisión”, añadió sonriente.

La entrevista de Sosa fue transmitida en el espacio sabatino Domingo y El Pachá por Color Visión. Fuente/Diariolibre.com

Tuve la fortuna de seguir completa la carrera de Sammy Sosa, a quien considero el pelotero más espectácular que ha producido la República Dominicana para las Grandes Ligas.

Con sólo mencionar la Batalla de Jonrones contra Mark McGwire, eso lo proyecta como uno de los jugadores de mayor impacto, trascendencia y proyección mundial, durante su carrera.

Tuve la oportunidad de verlo jugar en al menos 7 ciudades diferentes en Estados Unidos y disfruté su carrera.

Hoy quiero recordar gran parte de su carrera:

 

Premios y logros

Samuel Kelvin Peralta Sosa (nacido el 12 de noviembre de 1968 en Consuelo) es un ex jardinero derecho dominicano que jugó en las Grandes Ligas de Béisbol.

Mejor conocido como Sammy Sosa.

La carrera de Sosa en las ligas mayores inició con los Rangers de Texas en 1989, siendo firmados por estos como amateur en 1985. Después de una temporada con los Medias Blancas de Chicago, Sosa se convirtió en miembro de los Cachorros de Chicago en 1992 y posteriormente se convirtió en uno de los mejores bateadores de la liga. En 1998, Sosa y Mark McGwire alcanzaron fama internacional por su destreza en dar jonrones de alto impacto en la búsqueda de superar récord de Roger Maris.

Aunque uno de los favoritos, Sosa cayó en desgracia en Chicago después de haber sido descubierto utilizando un bate con corcho en un juego de 2003 y luego dejó el equipo durante el partido final de la temporada 2004.

Sosa terminó su carrera con breves intervenciones con los Orioles de Baltimore y los Rangers de Texas.

Con los Rangers, Sosa bateó su jonrón número 600 para convertirse en el quinto jugador en la historia de Grandes Ligas en llegar a la hazaña. También es el líder de jonrones de todos los tiempos entre los jugadores de Grandes Ligas nacidos fuera de Estados Unidos.

Por otra parte, Sosa es uno de los dos únicos jugadores de la Liga Nacional en llegar a 160 carreras impulsadas, hazaña que hizo en 2001. El otro jugador de los Cachorros y campeón de carreras impulsadas fue Hack Wilson en 1930, temporada en la que bateó para 191 carreras impulsadas.

Sosa es el único jugador en haber conectado 60 o más jonrones en una temporada en tres ocasiones.

Sosa ha sido durante mucho tiempo tema de especulación sobre las sospechas de uso de esteroides anabólicos durante su carrera como jugador.

El 16 de junio de 2009, The New York Times informó que Sosa había dado positivo a una prueba de drogas que mejoran el rendimiento en el año 2003.2

Sosa nació en Consuelo un municipio de la provincia San Pedro de Macorís en la República Dominicana.

A pesar de que su lugar de nacimiento oficialmente está registrado como San Pedro de Macorís, Sosa nació en realidad en Consuelo.3

De una familia muy pobre, Sosa se conoce en el entorno familiar y de amigos como “Mikey”.

Es hijo de Mireya Sosa y Juan Montero Sosa, quien falleció de aneurisma cerebral cuando Sammy tenía siete años de edad.

Su abuela materna, que había sugerido que su nombre de nacimiento fuera Samuel, también se le ocurrió su apodo: “Oyó el nombre de una telenovela que le gustaba y decidió desde ese momento que él sería llamado también Mikey.”4

Sosa hizo su debut en Grandes Ligas el 16 de junio de 1989, con los Rangers de Texas, y le bateó su primer jonrón a Roger Clemens.

Más adelante en la temporada, los Rangers negociaron a Sammy con los Medias Blancas de Chicago. Jugó dos temporadas con los Medias Blancas y fue traspasado, junto con el lanzador Ken Patterson, de los Cachorros de Chicago por el jardinero George Bell antes de la temporada de 1992.

Después de años como un prospecto respetado con un brazo rápido en el jardín derecho, que surgió durante el 1998 como uno de los más grandes del béisbol.

Fue en esta época que tanto Sosa como Mark McGwire participaron en el “1998 Major League Baseball home run record chase (Persecución del récord de jonrones de 1998 en las Grandes Ligas de Béisbol)”, cuando la destreza de ambos jugadores para pegar jonrones atrajo la atención internacional al tratar de romper la marca de Roger Maris de 61 jonrones que había permanecido desde 1961.

Sosa terminó la temporada con 66 (sigue siendo un récord del equipo), detrás de McGwire con 70.

Sin embargo, Sammy se había convertido en el primer gran bateador de las Grandes Ligas en batear 65 jonrones en una temporada. Más tarde, McGwire lo superó al final de la temporada para convertirse en el primero que conecta 70. Fue durante esa temporada, que el locutor de los Cachorros Chip Caray lo apodó “Slammin’ Sammy”, apodo que se extendió rápidamente.

También en 1998, las 416 bases totales de Sosa fueron la mayor cantidad en una sola temporada desde que Stan Musial hizo 429 en 1948. el desempeño de Sosa en el mes de junio, durante el cual Sosa pegó 20 jonrones, empujó 47 carreras, y registró un porcentaje de slugging de.842, fue uno de los mayores arrebatos ofensivos en la historia de las Grandes Ligas.

Sosa ganó como Jugador Más Valioso la Liga Nacional liderando a los Cachorros en los playoffs de 1998, ganando cada voto en primer lugar, excepto los dos de los escritores en St. Louis, que votaron a favor de McGwire.

Él y McGwire compartieron el premio Sportsman of the Year (Deportista del Año) de la revista Sports Illustrated en 1998.

Sosa fue honrado con un desfile triunfal en su honor en Nueva York, y fue invitado por el presidente Bill Clinton al Discurso del Estado de la Unión en 1999. El año 1998 fue también la primera vez que los Cachorros fueron a post-temporada desde 1989. Los Cachorros calificaron como el equipo de la Liga Nacional en el Wild Card, pero fueron barridos por los Bravos de Atlanta en la Serie Divisional.

En la temporada de 1999, Sosa bateó 63 jonrones, una vez más detrás de Mark McGwire quien bateó 65. En la temporada del 2000, Sammy finalmente lideró la liga por conectar 50 jonrones.

En 2001, conectó 64 cuadrangulares, convirtiéndose en el primer jugador en batear 60 jonrones en tres temporadas de su carrera. Sin embargo, no lideró la liga en ningunas de las temporadas, en 2001, terminó detrás de Barry Bonds, quien conectó 73 jonrones, rompiendo el récord de la temporada regular establecido por McGwire en 1998 (70).

En esa misma temporada estableció récords personales en carreras anotadas (146), carreras impulsadas (160), bases por bolas (116), porcentaje de embase (.437), slugging (.737) y promedio de bateo (.328).1 Lideró las mayores en carreras anotadas y remolcadas, fue segundo en jonrones, segundo en porcentaje de slugging, primero en total de bases, tercero en bases por bolas, 4° en porcentaje de embase, 12° en promedio de bateo, y 15° en hits. También superó sus números de 1998 en total de bases, acumulando 425. Sosa una vez más lideró la liga en jonrones con 49 en 2002. Conocido por ser un free-swinger (bateador por instinto) en sus primeros años, y como candidato a poncharse, Sammy se convirtió en un bateador eficaz para el promedio.

Es dueño de numerosos récords del equipo de los Cachorros, y tiene el récord en Grandes Ligas de más jonrones conectados en un mes (20, en junio de 1998). En reconocimiento a sus logros como bateador, Sosa ganó el Silver Slugger Award (el premio a la producción ofensiva, votado por los mánager y coaches) en 1995 y en 1998 hasta el 2002.1

Sosa llevaba el icónico #21 con los Cachorros en honor a su ídolo de infancia Roberto Clemente5

En 2003, los Cachorros ganaron el título de la División Central de la Liga Nacional. En el año no todo fueron buenas noticias para Sosa.

En mayo, pasó su primer período en la lista de lesionados desde 1996, después de habersele quitado una uña del pie.

 

Sosa con los Orioles de Baltimore en 2005

El 28 de enero de 2005, los Cachorros comerciaron a Sosa con los Orioles de Baltimore a cambio de Jerry Hairston Jr., Mike Fontenot y Dave Crouthers. Para facilitar el acuerdo, Sosa y su agente accedieron a renunciar a la cláusula que garantizaba su sueldo de 2006, y el sindicato de jugadores indicó que no se opondría a ese acuerdo.

Los Rangers de Texas, el equipo original de Sosa, lo firmaron con un contrato de liga menor por valor de 500.000 dólares el 30 de enero de 2007. Este fue el mismo contrato que Sosa rechazó el año anterior de los Nacionales. El contrato incluía una invitación a los spring training, donde Sosa compitió por un puesto en la alineación con Nelson Cruz, Jason Botts y otros novatos prospectos.11 Sosa tuvo éxito durante la pretemporada y se añadió a la nómina del equipo de 25 jugadores. Comenzó la temporada 2007 como el bateador designado y jardinero derecho ocasional de los Rangers.

Al mismo tiempo, los Cachorros de Chicago le otorgaron el #21 de Sosa a su nuevo lanzador Jason Marquis, a pesar de que fue usado antes por Sosa, quien casualmente después conectó su jonrón 600 contra Marquis. Esto causó cierta preocupación, debido a los logros de Sosa con los Cachorros, incluyendo su condición de líder en jonrones todos los tiempos en ese equipo.12

 

El 26 de abril de 2007, Sosa hizo historia al batear un jonrón en el estadio número 45 durante su carrera de Grandes Ligas. También bateó un jonrón en el Champion Stadium, en Orlando, Florida, un estadio de ligas menores que es usualmente utilizado para los Spring Training y donde se organizó una serie de temporada regular entre los Rangers y Tampa Bay en mayo de 2007.

El 20 de junio de 2007, Sosa conectó un jonrón contra Jason Marquis durante un juego de interliga contra los Cachorros de Chicago. Sammy se convirtió en el quinto beisbolista en la historia, después de Babe Ruth, Willie Mays, Hank Aaron y Barry Bonds en llegar a los 600 jonrones en la temporada regular.

El jonrón 600 fue el primero que Sosa dio en contra de los Cachorros, llegando así a pegar un jonrón contra todos los equipo activos de Grandes Ligas. Sosa es el líder de todos los tiempos en jonrones dentro del club de los Cachorros, tras haber conectado 545 con ese equipo.

El 28 de mayo de 2008, Sosa anunció que dio instrucciones a su agente de no ofrecer sus (de Sosa) servicios a cualquier equipo de Grandes Ligas para la temporada de 2008, y planeó el retiro, pero nunca lo hizo.13

El 25 de diciembre de 2008, Sosa anunció su intención de no retirarse y jugar en el Clásico Mundial de Béisbol y probar suerte una vez más en el mercado de agentes libres con la esperanza de firmar por un equipo de béisbol de Grandes Ligas. Sosa dijo que se había estado manteniendo en forma en su casa, y esperaba que después de un fuerte Clásico Mundial de Béisbol probaría a los equipos de las Grandes Ligas que todavía era capaz de jugar en las mayores. Sin embargo, no fue seleccionado como parte del roster de la República Dominicana.

El 3 de junio de 2009, Sosa anunció una vez más su intención de retirarse de la Liga Mayor de Béisbol. Hizo el anuncio en la República Dominicana y dijo que estaba tranquilamente mirando adelante a su posible inducción al Salón de la Fama del Béisbol ya que sus estadísticas estaban a la altura. Fuente/Impactodeportivo.com.do