Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo.jpg

Para cualquier ser humano, satisfacer su deseo sexual puede resultar tan importante como terminar con el hambre en su estómago o con la sed en su lengua reseca. Es parte instintiva de nuestra especie y, bajo semejantes circunstancias, a lo largo de la historia los científicos han estudiado el acto sexual y sus características incesantemente. Desde los antiguos Hombres de ciencia de los imperios griego y romano (y vaya que les gustaba satisfacer sus deseos sexuales a estos muchachos) a nuestros días, el sexo fue, es y será un importante objeto de estudio para la ciencia, (sino pregúntale a Freud).

En ese amplio tramo, numerosos descubrimientos y avances científicos se han logrado, así fue que lo que en un momento pudo considerarse todo un misterio, un milagro o un pecado (como la menstruación, la fertilidad o la simple atracción sexual) hoy nos resulta de lo más natural y el conocimiento nos permite disfrutarlo al máximo. En fin, ha pasado un buen tiempo desde que se formularon los primeros conocimientos sobre este tema y no ha sido nada sencillo, por lo cual hoy quiero enseñarte algunos de los descubrimientos más importantes sobre el sexo a lo largo de la historia. ¡Diviértete!

Locas ideas sobre el sexo en la Antigua Grecia y Roma

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-1.jpg iStockphoto/Thinkstock

Algunas de las primeras formulaciones interesantes relacionadas con el sexo se desarrollaron en las civilizaciones clásicas de Grecia y Roma. Por ejemplo, en la Antigua Grecia, Aristóteles creía que el calor corporal cumplía un importante rol en la determinación del sexo de un bebé. Si durante el acto de la copulación el hombre producía más calor corporal que la mujer, el sexo del bebé sería masculino y viceversa, si la mujer producía más calor corporal que el hombre, el sexo del bebé sería femenino.

Su contemporáneo, el físico Hipócrates, creía que ciertas condiciones en el útero de las mujeres determinaban períodos de demencia, histeria y ansiedad en las mujeres, además de otros tantos trastornos en la salud mental. Por otro lado, en la antigua Roma, durante el siglo primero, el escritor romano Plinio publicó su libro Historia natural, en el cual señalaba que mantener relaciones durante la lactancia en la mujer provocaba ciertos peligros que alteraban los contenidos en la leche materna.

A. van Leeuwenhoek: descubriendo sus espermatozoides

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-2.jpg iStockphoto/Thinkstock

Antonie van Leeuwenhoek fue fundamental en la invención del microscopio compuesto gracias a sus métodos para elaborar lentes. Él era un aficionado fabricante de lentes y construyó uno de los microscopios más importantes de la historia, pero además, era un tipo de gran curiosidad, lo cual le llevó a colocar su propio semen en su invento, para así poder observarlo con más detalle.

Era el año 1677 y la ciencia aún no lograba determinar cuál era la composición de tal sustancia, pero el señor van Leeuwenhoek nuevamente se adelantó a su tiempo. Así, aumentando 300 veces la visión de sus propios fluidos, logró descubrir lo que él describió a la Real Academia como: “una multitud de animalillos vivientes con el tamaño de un millón de veces menor que el de un grano de arena”.

La insensata búsqueda de un óvulo

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-3.jpg iStockphoto/Thinkstock

La idea de otro posible grupo de “animalillos vivientes” haciendo de las suyas en el cuerpo de las mujeres, no tardó en aparecer por las cabezas de la comunidad científica. Pero hacer un descubrimiento así no era tan fácil como en los hombres. Tuvieron que pasar más de 150 años desde el descubrimiento de van Leeuwenhoek para lograr descubrir el óvulo femenino.

Mientras científicos contemporáneos investigaban los huevos de las aves y formulaban extrañas hipótesis sobre la existencia de un huevo dentro de las mujeres, el Dr. Karl Ernst von Baer, de origen prusiano, estudiaba los óvulos en perras y en otras hembras de los mamíferos. En 1827 von Baer publicó su libro “Sobre la génesis del óvulo en los mamíferos y el hombre”. Allí logró describir correctamente el desarrollo y ubicación del óvulo humano, además de sus funciones reproductivas, dando otro enorme paso dentro de los más importantes descubrimientos sobre el sexo.

Oscar Hertwig: 1+1

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-6.jpg iStockphoto/Thinkstock

Sobre el año 1872 el alemán Wilhelm August Oscar Hertwig decidió abrirse camino entre las dos erróneas teorías que describían la reproducción. Una sostenía que los movimientos mecánicos de los espermatozoides alrededor del óvulo daban paso a la formación del embrión, mientras que la segunda teoría señalaba que un depósito de esperma se formaba en el óvulo y proveía a éste un compuesto químico esencial que ponía en marcha el proceso reproductivo.

Mientras tanto, Hertwig observó cuidadosamente la fertilización en los erizos de mar y se encontró con que la fusión entre el espermatozoide y el óvulo daba paso a la fertilización y el desarrollo, refutando así a sus colegas. Por último, no solo descubrió que este proceso comienza con la fusión de ambos, sino que ocurre con tan solo un ejemplar de espermatozoide de los aproximados 150 millones de ejemplares que se encuentran en el semen, algo realmente sorprendente.

Ovulación: Edgar Allen y Edward A. Doisy

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-4.jpg iStockphoto/Thinkstock

Antes del año 1920 los científicos ya habían estado estudiando la fertilidad en las mujeres y el ciclo estral de los mamíferos al entrar en celo, ya que aún no se conocía nada sobre las hormonas. Edgar Allen y Edward A. Doisy observaron que cuando las hembras fértiles no estaban embarazadas tenían un sangrado regular y junto a su equipo de investigadores, comenzaron a estudiar este patrón.

A partir del aislamiento y la identificación del verdadero papel de las hormonas de progesterona y estrógeno, en 1927 y 1928 y mediante el estudio del tejido ovárico de las ratas, se lograron grandes avances. Los científicos fueron capaces de entender, manipular y controlar el ciclo menstrual, así como la ovulación a distintos niveles.

¿El amor y el sexo van de la mano?

Los-descubrimientos-mas-importantes-sobre-el-sexo-5.jpg iStockphoto/Thinkstock

Siempre ha existido esa idea romántica de que el amor está fuertemente ligado al sexo y, para la mayoría de las sociedades, que el sexo debe desarrollarse dentro de un matrimonio monogámico. La historia, la tradición y muchos otros factores nos han infundido esta idea y en muchos casos, no funciona más que como un tabú. Pasar toda una vida con la misma persona puede sonar aburrido para muchos, pero lo cierto es que aunque en realidad, para tener sexo no se necesita de amor (y ni siquiera de otra persona), la ciencia ha demostrado que existe una enorme conexión cerebral entre el sexo y el amor.

La neuroendocrinóloga C. Sue Carter comenzó sus estudios en 1990, en un grupo de ratones que se caracterizan por una unión sexual monogámica, la cual dura toda sus vidas. La doctora Carter, sospechando que este extraño comportamiento en animales estaría fuertemente relacionado con cuestiones químicas, supuso que podía tener mucho que ver con un compuesto llamado oxitocina. Con sus estudios, pudo determinar que la oxitocina, de cierto modo, es la sustancia neuroquímica “del amor”, la cual participa fuertemente en la relación madre-hijo, el enamoramiento y además, a las relaciones sexuales.

En 1998, Carter descubrió que la dopamina y la oxitocina trabajan en conjunto durante las relaciones sexuales. Este importante descubrimiento significa que las sensaciones de amor profundo y de unión, que por ejemplo caracterizan la protección de una madre hacia sus hijos, trabajan de la misma manera que el placer y la satisfacción sexual. Así, el sentimiento de amor y la sensación del placer sexual se unifican perfectamente.

Interesante y divertido, ¿no te parece? ¿Ya conocías alguno de estos descubrimientos? Sin dudas han sido muy importantes para la humanidad y aún quedan muchas cosas por descubrir. Hay quienes señalan que aún hay determinados aspectos del sexo que la ciencia aún no pudo y que jamás podrá explicar, ¿qué opinas al respecto?DE:ojocientifico.com