_MG_7080

El asteroide Apofis, que debe aproximarse a la Tierra en 2029 y en 2036, tiene un diámetro superior en 20% a las estimaciones precedentes, según los datos obtenidos a través del telescopio Herschel, de la Agencia Espacial Europea (ESA), durante el fin de semana pasado.

Bautizado con el nombre de la divinidad egipcia del mal y la oscuridad, Apofis (nombre en griego del dios que los egipcios llamaban Apep) pasará este miércoles a unos 14,4 millones de kilómetros de la Tierra, brindando a los astrónomos la posibilidad de estudiarlo mejor.

Cuando fue observado por primera vez, en 2004, los científicos calcularon en 2,7% la probabilidad de una colisión catastrófica con la Tierra en abril de 2029, pero nuevas estimaciones alejaron el riesgo al prever que en esa fecha pasará a unos 36.000 km.

El asteroide volverá a acercarse en 2036, pero por el momento es difícil estimar a qué distancia dado que la primera visita en 2029 debería modificar sustancialmente su órbita, por lo que resulta muy importante obtener información sobre sus parámetros físicos para estimar mejor su trayectoria futura.

El telescopio Herschel pudo observarlo durante el fin de semana pasado unas dos horas en su aproximación a la Tierra, indicó la ESA en un comunicado difundido este miércoles.

Según esos nuevos datos, el diámetro de Apofis es de 325 metros, un 20% más que en el cálculo anterior (270 m).

Con un diámetro de 270 m, la energía librada en el caso de que Apofis se estrellara en la Tierra sería equivalente a 25.000 explosiones atómicas como la de Hiroshima.

“El aumento de 20% en el diámetro, de 270 a 325 m, significaría un aumento de 75% en nuestras estimaciones del volumen del asteroide o de su masa”, explicó Thomas Müller del Instituto Max Planck de física extraterrestre en Garching (Alemania).

“Estas cifras son las primeras estimaciones sobre la base de las mediciones de Herschel”, precisó Müller. “Otra serie de mediciones que se están llevando a cabo actualmente podrían darnos nuevos elementos que nos permitirían mejorar nuestros resultados”, agregó.

“En principio el interés por Apofis fue a raíz de una potencial amenaza de colisión con la Tierra, lo que ahora es considerado como altamente improbable en un futuro previsible”, señaló por su parte Goran Pilbratt, responsable científico del proyecto Herschel de la ESA, aunque el asteroide “en sí mismo sigue siendo de un interés considerable”, añadió.

El 15 de febrero próximo nos visitará el asteroide 2012 DA14. Más pequeño que Apofis, con 57 m de diámetro, pasará a ‘solo’ 34.500 km, es decir, que atravesará la órbita de los satélites geoestacionarios.DE:globovision.com