d3c1cf0635El periódico estadounidense The Miami Herald reseñó este lunes el uso de militares para enfrentar la creciente ola de delincuencia que se registra en las principales ciudades de República Dominicana, medida puesta en marcha por el presidente Danilo Medina para mejorar la seguridad en este país del Caribe.

Un amplio reportaje publicado por el diario da cuenta que: más de 1.400 soldados militares dominicanos están patrullando las calles junto a la policía después de una ola de robos y asaltos que ha salido del país en busca de respuestas a la creciente tasa de delincuencia.

Presidente Danilo Medina, quien asumió el cargo en agosto y se comprometió a mejorar la seguridad, el mes pasado ordenó a los militares a unirse a la Policía Nacional en el patrullaje de calles muy transitadas y zonas de alta criminalidad. Pero el despliegue ha desatado un debate sobre el papel que debe desempeñar el ejército y la eficacia de la fuerza masiva de la policía del país.

“Las fuerzas armadas están actuando en coordinación con la Policía Nacional como parte de un plan de seguridad ciudadana más grande, según lo ordenado por el presidente”, dijo un portavoz de la Policía.

La Policía dijo que las patrullas combinadas han dado lugar a una caída inmediata en el crimen de la calle cerca de una semana después se desplegó a los militares, aunque dijo Pesqueira los detalles no estaban disponibles.

La delincuencia callejera y un aumento de los índices de asesinatos se han convertido en la preocupación número 1 para los residentes, según las encuestas.

En los últimos 20 años, la tasa de homicidios casi se ha duplicado a 25 por cada 100.000 habitantes, una tasa de más de cinco veces mayor que la de Estados Unidos. Los robos y hurtos también han aumentado.

En los últimos meses, ladrones en motocicleta, trabajando en conjunto, han llevado a cabo ataques armados en intersecciones muy transitadas, robando a los conductores y pasajeros de los taxis compartidos privados en todas partes (carro de concho). Los crímenes provocaron que la Embajada de EE.UU. advirtiera a sus ciudadanos y visitantes a “extremar la precaución”.

Los ciudadanos y los funcionarios electos han usado todos los medios necesarios, incluyendo el uso de las fuerzas armadas, para mejorar la seguridad.

Como resultado, los soldados camuflados, empuñando ametralladoras, están caminando por las aceras de los barrios residenciales, de pie junto a las intersecciones de mucho tráfico y estacionados en un campamento improvisado en el centro de un parque público.

“Estoy a favor de que los soldados estén por aquí porque la delincuencia está llegando a un punto en que algo hay que hacer”, dijo Máximo Jiménez Mella, de 47 años, quien agregó que dos miembros de la familia han sido asaltados en el último año. “Obviamente, los policías no son suficientes.”

Históricamente, el gobierno dominicano, como otros en el Caribe, no separó las funciones de las fuerzas armadas y de la Policía, dijo la socióloga dominicana Lilian Bobea, que ha abordado el tema en dos libros.

“En la República Dominicana, la principal justificación para tener una gran fuerza militar como fue el argumento de” la amenaza haitiana, ‘”dijo. “Pero con la disolución del ejército en Haití, la hipótesis del conflicto desapareció, por lo que las nuevas amenazas llegaron: el narcotráfico, el crimen organizado y la inmigración ilegal.”

Sin embargo, los militares a menudo han sido llamados para ayudar a la Policía, dijo.

“En un país con una historia de predominio militar y con una fuerza de policía defectuosa, el intento de reforma de la policía se ve amenazada por el uso de las fuerzas armadas como una fuerza complementaria o intercambiables”, agregó. “En otras palabras, que afecta a la profesionalización de la policía.”

Dominicanos han expresado una profunda desconfianza en la eficacia de los miembros -35,000- de la Policía Nacional, que los críticos dicen que están mal pagados y mal entrenados.

Un informe de Naciones Unidas 2012 encontró que sólo el 38 por ciento de los ciudadanos se sienten seguros, uno de los índices más bajos de la región. Y la Comisión Nacional de Derechos Humanos el año pasado encontró que los residentes se quejaron de la participación de la policía (o la participación de los vestidos de la policía), en al menos un 7 por ciento de los 14.000 robos y ataques reportados. Fuente/Dominicanoshoy.com

« »