Las internan en una granja por cuestiones estéticas.

Mientras todo el mundo está obsesionado con la delgadez y en bajar de peso, hay lugares remotos del planeta en donde la grasa corporal se sigue considerando un estandar de belleza. En la nación africana de Mauritania es tan importante para las niñas ser gorda que quienes son delgadas son enviadas a un campamento de verano para subir de peso.

Según una tradición conocida como Leblouh, desde los cinco años, la nenas de Mauritania se someten a este cruel proceso en el que las obligan a comer para engordar y así ser más atractivas y conseguir una novio. Las prácticas obligatorias implican el consumo de cantidades enormes de comida y si es necesario, provocación de vómitos para seguir ingiriendo alimentos.

La tradición mauritana dice que el tamaño de una mujer indica el espacio que ocupa en el corazón de su marido. Así que para asegurarse de que ninguna otra mujer puede tener espacio, las niñas son enviadas a granjas especiales donde mujeres mayores administran la dieta necesaria para subir los kilos obligatorios.DE:noticiaslocas.com

« »