_MG_7080

Los hombres deben tener mucho cuidados en los aspectos de su higiene personal, ya que un descuido puede generar muchas mayores complicaciones de las que se puedan llegar a imaginar, por ejemplo no mantener bien aseado el pene no solamente puede generar mal olor e irritación, sino que puede ser la causa que desencadene un caso de cáncer de pene.

El cáncer de pene es considerado como uno de los más agresivos que se conocen, y su aparición se ve favorecida sobre todo en aquellos hombres que no mantienen una buena higiene genital ya que lo detonan las infecciones, según informa Éric Sierra Díaz, que es conocido como un experto del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

Lo cierto es que este tipo de enfermedad no es de las más comunes, por eso hay que tratar de evitarla a toda costa, porque una vez diagnosticada su proceso es realmente agresivo sobre el organismo del paciente ya que su crecimiento se da en muy poco tiempo generando consecuencias tales como la deformación de los genitales o inclusive un desenlace fatal.

Entre los factores de riesgo que pueden dar lugar a un caso de cáncer de pene encontramos la portación del virus del papiloma humano, una mala nutrición o la falta de circuncisión combinada con una mala higiene personal, ya que todo esto en conjunto o por separado puede dar lugar a este terrible mal.

Se trata de un problema realmente importante ya que además una vez que se presenta los hombres no suelen actuar con rapidez, algo que incrementa las consecuencias y el peligro ya que para cuando acuden a la visita médica la lesión que se ha sufrido sobre el pene es realmente importante.

Los hombres que se encuentran entre el mayor grupo de riesgo son aquellos que circulan por la cuarta y la quinta década de vida, se debe estar atento a cualquier tipo de síntoma extraño entre los que destacan la aparición de pequeñas manchas de color café o granos pequeños en el área genital que poco a poco van creciendo y se hacen más notorios y molestos, tendiendo a deformar el pene, lo que genera dolor, imposibilidad de mantener relaciones sexuales e inclusive incontinencia urinaria.

Una vez manifestado el problema hay que proceder extirpando el tumor, lo que en algunos casos muy graves incluye la amputación del pene en su totalidad, luego el paciente debe recibir radioterapia y una cirugía pélvica que elimine los ganglios de la zona, posteriormente se ven las posibilidades de realizar una cirugía reconstructiva.

Lo mejor para prevenir este problema es mantener una buena higiene personal que incluya el baño diario del cuerpo y de la zona. En los hombres no circuncidados es valioso destacar que deben retraer el prepucio para poder lavar el glande en su totalidad con abundante agua y jabón neutro.DE:educasexo.com

« »