Javier –El Abejón-Fortuna se consagró el pasado sábado campeón mundial interino de los plumas -126 libras-, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

Fortuna superó por decisión unánime al irlandés Patrick Hyland, en el MGM Gran Hotel de Las Vegas, Nevada, en una contienda preliminar al duelo entre el filipino Manny Pacquiao y el mexicano Juan Manuel Márquez.

El criollo impuso su velocidad y mejor boxeo frente al europeo, para llevarse una amplia y merecida decisión, con lo que amplió su expediente a 21-0, con 15 nocauts y de paso, despojó de su invicto a su rival, quien tenía marca de 27-0, con 12 por la vía rápida.

No obstante, a que el título tiene la condición de “interino”, esto no le resta valor ni mérito a la victoria del dominicano. El posee todas las condiciones para convertirse en monarca oficial de este casillero y, de hecho, podría decirse que está relativamente “a un paso” de lograrlo.Sólo podría ser cuestión de tiempo.

Contrario a otros campeones dominicanos, quienes por razones de edad, Fortuna, soberano número 18 que produce el país, y cuarto nativo de La Romana, llega a la corona con apenas 23 años a cuesta.

Esta condición, su juventud, le permite tener suficiente tiempo, para ir adquiriendo conocimientos y madurando como boxeador. Su meteórica rapidez y potencia, unido a una aguda inteligencia, hacen vislumbrar en él un futuro prometedor y brillante. Sólo resta que sus manejadores y su promotor, el hábil e influyente Bob Arum, sigan llevándolo despacio, con tacto y sapiencia como hasta ahora. Este muchacho, cuyo talento parece inmenso, tiene todo un mundo por delante. No lo pierdan de vista.

 

El golpe que arruinó la pelea millonaria…

El brutal y conmovedor nocaut que le propinó Juan Manuel Márquez a Pacquiao, arruinó definitivamente la esperada y supermillonaria pelea entre el astro asiático y el norteamericano Floyd Mayweather Jr.

Ese golpe, una derecha devastadora por parte del azteca cuando Pacquiao se avalanzaba sobre él al final de la sexta vuelta, echó por tierra todos los ambiciosos planes que se habían tejido alrededor de Pacquiao.

Ese cuarto combate, empero, dejó sabor a un quinto que, desde ya, podría estar tejiéndose”.Desde luego, en el supuesto de que Pacquiao decida seguir y el propio Márquez.

Fue este, sin quizás, el más dramático, electrizante y espectacular de todos los enfrentamientos que han protagonizado ambos boxeadores.Los dos se golpearon con todo y se fueron a la lona. Ahí no hubo desperdicio.

Por cierto, Márquez había prometido antes de la contienda, que se retiraría. No hay un mejor momento que éste para hacerlo. Dejar en las mentes de la inmensa  fanaticada que le admira y que pudo disfrutar del pleito un momento tan glorioso y dulce como ese, sería lo ideal. Sin embargo, dicen que “la ambición rompe el saco” y si esta vez Márquez se embolsilló 10 millones de dólares, en un quinto encuentro, probablemente duplicaría y quizás triplique esa abultada cifra. Ello explica lo difícil que luce el hecho de que este ejemplar y caballeroso pugilista, quien ha conquistado cuatro cetros en pesos diferentes, haga mutis por ahora, aunque para él sería lo más conveniente. De todas formas, hay que esperar.

 

PARA QUE LO APRENDAS O LO RECUERDES:Manny Pacquiao ganó el primero de los ocho títulos mundiales que ha conquistado en pesos distintos, el 17 de septiembre de 1999, tras derrotar por nocaut en tres asaltos al tailandés Medgoen Singsurat. En la ocasión el filipino ganó la diadema de los moscas, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB). ¡Suena la campana! ¡Climmp! Fuente/Lainformacion.com.d0

« »