MIAMI, (AFP) – Rudy Eugene, el hombre que el sábado pasado cometió un crimen de canibalismo al comer casi todo el rostro de otro hombre en Miami (sureste de Estados Unidos), actuó drogado o bajo la maldición del vudú, dijo la novia del atacante al diario The Miami Herald.

“No sé de qué otra manera explicar esto”, dijo la pareja de Eugene al diario de Miami, al que pidió no ser identificada. La mujer apuntó que cree que su novio, a quien llamaba “mi bebé”, fue drogado sin saberlo.

“La única otra explicación es sobrenatural”, dijo la mujer al mencionar la posibilidad de que alguien le echó una maldición de vudú al atacante de origen haitiano.

Por su parte, la policía de Miami continuaba el jueves sin revelar más detalles de la investigación de este horrible crimen sucedido a plena luz del día del sábado en el puente de la autopista MacArthur, una conocida vía que une Miami Beach con el centro de la ciudad, y que es transitada por muchos vehículos y ciclistas que se dirigen a las playas.

El puente donde sucedió el crimen está al lado de la sede del diario The Miami Herald y su versión en español El Nuevo Herald, por lo que vigilantes del medio lograron tomar algunas fotos del suceso e incluso algunos reporteros de guardia escucharon los disparos de la policía que dieron muerte a Eugene.

Eugene, de 31 años, se encontraba desnudo recostado en la vía peatonal del puente comiéndose el rostro de otro hombre desnudo, un desamparado de 65 años identificado como Ronald Poppo, que deambulaba a diario por ese lugar conocido como albergue callejero de personas sin techo. Poppo, a quien Eugene devoró sus ojos, nariz, mejillas y boca, permanece en estado crítico en el Hospital Jackson de Miami.

La víctima fue en su día un brillante estudiante de secundaria en Nueva York, pero su adicción al alcohol lo dejó viviendo en la calle, según reveló una de sus hermanas, Antoinette Poppo, que lo reconoció al ver esta crónica en los noticieros tras décadas de que la familia perdiera el contacto con él. “Realmente pensábamos que estaba muerto”, dijo Poppo al canal local WFOR-TV. “Creíamos que ya no estaba en esta Tierra…

Me alegra que mi madre no esté aquí para ver esto”, agregó. Por el lado de Eugene, tanto la novia como amigos entrevistados en los últimos días, no salen de su asombro por el crimen cometido por este hombre que describieron como “buen amigo”, bondadoso y de profundas creencias religiosas.

“Todo el mundo dice que él era un zombie, pero no era un zombie, era mi hijo”, dijo su madre, Ruth Charles. “No sé qué fue lo que le inyectaron para convertirse en la persona que hizo lo que hizo”, se lamentó. Fuente/Hoy.com.do

« »