Buenos Aires, 30 mar (EFE).- América Latina y el Caribe están “bien encaminados” para lograr la meta de erradicar el hambre en la región antes de 2025, concluyó la XXXII Conferencia Regional de la FAO, que fijó entre sus prioridades fortalecer el respaldo a Haití. “No estamos rezagados en nuestra meta de erradicación del hambre en la región. Al contrario, vamos por el buen camino”, destacó el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), José Graziano da Silva. “Latinoamérica y el Caribe ya se han apropiado de la iniciativa para erradicar este flagelo. Antes era sólo un proyecto financiado por España”, subrayó el alto funcionario, de nacionalidad brasileña.

En 2005, cuando Guatemala y Brasil impulsaron la iniciativa, sólo un país (Argentina) tenía una ley de seguridad alimentaria y actualmente son ocho, agregó.

Junto al secretario argentino de Agricultura, Lorenzo Basso, el director del organismo ofreció una rueda de prensa para presentar las conclusiones de la XXXII Conferencia Regional de la FAO que deliberó a puertas cerradas desde el lunes pasado en Buenos Aires.

Da Silva sostuvo que entre las prioridades para los próximos dos años se resolvió fortalecer el apoyo al Gobierno haitiano para el desarrollo de proyectos productivos.

“Haití no sólo es un tema de emergencia, sino de reconstrucción de un país. Es un caso testigo de la relación que hay entre la seguridad alimentaria y la paz”, señaló.

En ese punto, dijo que el Gobierno de Haití transmitió en la conferencia que el del país caribeño no es sólo un problema de recursos sino de “coordinación” de los proyectos.

“Las iniciativas aisladas no sirven. Debemos respaldar al Gobierno haitiano en sus programas de seguridad alimentaria”, enfatizó Graziano da Silva.

Entre los resultados de la reunión, el brasileño destacó que los 32 países participantes reafirmaron su compromiso con la erradicación del hambre antes de 2025 y definieron como prioridades de trabajo la seguridad alimentaria, la adaptación al cambio climático, el fortalecimiento de la agricultura familiar y la sanidad e inocuidad agroalimentaria.

Graziano da Silva dijo además que se avanzó en cinco temas también prioritarios, como la cooperación Sur-Sur, la relación con organismos regionales, la descentralización y reforma de la FAO, el compromiso para aumentar la producción de alimentos y el apoyo a la pesca, la acuicultura y el sector forestal.

Destacó la “alta participación” de funcionarios en la reunión en la capital argentina, a la que sólo faltó Surinam, así como la contribución por primera vez de forma activa en las deliberaciones de la sociedad civil.

A petición de los representantes de la sociedad civil, apuntó, la Conferencia Regional acordó iniciar un proceso de debate sobre la soberanía alimentaria, concepto que “ya está incorporado en leyes de distintos países de la región como Ecuador, Nicaragua y Venezuela”.

Basso, a su turno, comentó que en los debates se abordaron “lateralmente” los incrementos y la volatilidad de los precios de los alimentos, y comenzó a discutirse la “extranjerización” de tierras, asunto en el que se acordó la conformación de un grupo que se encargue de reunir las experiencias sobre normativas en ese sentido.

En las deliberaciones, Brasil comprometió una inversión de 20 millones de dólares adicionales en su cooperación con la FAO y se firmó un acuerdo de cooperación en seguridad alimentaria con la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

La próxima Conferencia Regional de la FAO se llevará a cabo en Chile en 2014. Fuente/Elnuevodiario.com.do

« »