por AHMED AL-HAJ y EILEEN SULLIVAN – 10/31/2010
The Associated Press

SANA, Yemen – Luego de arrestar a una primera sospechosa, la policía de Yemen seguía el domingo buscando a los terroristas que habrían despachado dos bombas potentes en aviones de carga a Estados Unidos, un complot que las autoridades relacionaban cada vez más con al-Qaida.

La policía yemení arrestó a una joven estudiante de ingeniería en sistemas bajo la sospecha de haber enviado las bombas, que tenían suficiente poder para derribar los aviones, dijeron el domingo las autoridades. También detuvo a su madre.

Los investigadores seguían buscando a más participantes de la conspiración en el empobrecido país de Medio Oriente. Funcionarios estadounidenses dijeron que sospechaban del mismo fabricante de bombas que habría estado involucrado en el atentado fallido de diciembre contra un avión dirigido a Detroit.

Además, las autoridades investigaban dos institutos de idiomas con los que podrían haber estado vinculados los conspiradores.

Los explosivos iban en paquetes enviados a sinagogas de la zona de Chicago. Fueron retirados de un avión en Inglaterra y otro en Emiratos Arabes Unidos la mañana del viernes, lo que desató una frenética búsqueda de más paquetes.

El primer ministro británico David Cameron dijo que cree que el artefacto encontrado en Inglaterra estaba pensado para explotar dentro del avión. Tenía suficiente poder como para derribar la aeronave, agregó la secretaria del Interior Theresa May.

Un funcionario estadounidense dijo que el artefacto encontrado en Dubai era considerado igual de potente.

Aún no estaba claro si las bombas, que estaban conectadas a celulares, relojes y baterías, podrían haber sido detonadas en forma remota con los aviones en el aire o cuando ya hubieran llegado a Estados Unidos.

fuente/lavozarizona.com

« »