El huracán Tomas seguía avanzando en el Caribe el domingo en una trayectoria que lo podría llevar a Jamaica, luego de azotar las islas del extremo oriental del mar, en las que arrancó techos, dañó casas y derribó tendidos eléctricos.

La tormenta avanzaba por mar abierto y podría llegar a Jamaica en unos días.

Las autoridades de San Vicente dijeron que tenían reportes no confirmados de que tres personas murieron el sábado durante el paso del temporal. Dos serían hombres que el viento habría derribado de un techo.

Los vientos arrancaron los techos de casi 100 viviendas y más de 400 personas debieron buscar refugio mientras la isla quedaba a oscuras, dijo Jimmy Prince, vocero de la agencia de emergencias.

“La mayoría de ellos son trabajadores que no pudieron salir de Mustique”, dijo, en referencia a una pequeña isla al sur de San Vicente.

En Santa Lucía, el viento dejó sin techo un hospital, una escuela y un estadio y derribó una enorme cruz de cemento que coronaba una iglesia centenaria, dijeron las autoridades. También había árboles y cables caídos.

Las lluvias fuertes generaron deslizamientos que obstruyeron la principal autopista entre la capital y el sur de la isla. El gobierno ordenó cerrar dos aeropuertos y todos los negocios y el mayor festival de música criolla de la isla fue suspendido.

Al menos 20.000 personas no tenían electricidad en Martinica, donde había calles inundadas y ramas caídas.

Con intensidad de tormenta tropical, Tomás había pasado primero por Barbados, donde derribó tendidos eléctricos y dañó casas.

La madrugada del domingo, el huracán tenía vientos sostenidos máximos de 155 kph (100 mph) y estaba a 140 kilómetros (95 millas) al oeste de Santa Lucía, según el Centro Nacional de Huracanes estadounidense. Avanzaba al oeste-noroeste a 13 kph (8 mph).

Los meteorólogos dijeron que el temporal, el 12mo huracán del año, podría llevar hasta 15 centímetros (6 pulgadas) de lluvia a la región.

El Centro dijo que Tomás probablemente se haría más intenso en su avance hacia Jamaica y podría traer fuertes lluvias al sur de la República Dominicana y a Haití, que lucha por recuperarse de un devastador terremoto en enero y un reciente brote de cólera.

Haití emitió un alerta naranja, el segundo más alto de su escala, por la tormenta y advirtió a las regiones sur y oeste _incluida la capital Puerto Príncipe, donde 1,3 millones de desplazados viven en campamentos precarios_ que se prepararan para vientos fuertes, tormentas eléctricas y posibles inundaciones.

Sin embargo, con escasos refugios utilizables y ningún plan de evacuación practicable, la mayoría de los haitianos tendrán que arreglárselas solos.

fuente/chron.com

Los periodistas de The Associated Press Duggie Joseph en Kingstown, San Vicente, y Rodolphe Lamy en Fort-de-France, Martinica, contribuyeron a este despacho.

« »